miércoles, 26 de febrero de 2014

CRECER ENTRE PANTALLAS

Nuestra generación está creciendo entre pantallas. La constatación de esta evidencia llevó hace algunas fechas al Consejo Escolar de la Región de Murcia a plantear la conveniencia de fomentar la reflexión en torno al modo en que esta circunstancia, inédita en la historia de la humanidad, influye en la educación tanto en el ámbito escolar como en el familiar y social ...







Dada la realidad de las pantallas en la educación escolar, y pudiendo convenirse que son una herramienta útil en la conservación y difusión de los conocimientos, hay que señalar que, al ser un medio de información sencillo y al mismo tiempo complejo, precisan de la mediación de un mentor que relacione ese mundo con la realidad, indicando a los alumnos que se trata de elementos virtuales, sustitutorios de la realidad, pero no la realidad misma. 
Sólo en esta época, henchida de cierta soberbia alentada por los avances técnicos, se está empezando a poner en duda la necesidad de esta “dirección asistida” del profesor, desplazado a veces por la presencia de un experto en informática. Se tiene el convencimiento de que la inteligencia natural de quienes se están formando como personas para llegar al estadio superior de seres humanos será capaz de aprender por sí misma, con el concurso de la red tecnológica y sin ayuda de nadie, todo lo que hay que saber para la vida. Contra esta interpretación cabe reivindicar el papel del profesor y la herramienta fundamental de la palabra, sin excluir el uso de las nuevas tecnologías, lo que no es otra cosa que una apuesta por el recurso a la excelencia que suponen los buenos docentes, suficientemente formados (también en nuevas tecnologías), suficientemente valorados por la administración educativa y poseedores de la estima general a la que se hacen acreedores cuando cumplen la misión y las expectativas que la sociedad les ha confiado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor